Contaminación: el enemigo invisible de nuestra piel Volver

En la rutina de nuestro día a día estamos continuamente expuestos a multitud de agentes externos que atacan nuestro organismo y sobre todo nuestra piel.

El insufrible tráfico, los gases efecto invernadero, las radiaciones de telefonía, el tabaco, los agentes atmosféricos, la pantalla de nuestro móvil…son agentes que producen una aceleración y estrés oxidativo de nuestra piel y por lo tanto, un envejecimiento prematuro. 

¿Qué provoca la polución en la salud de nuestra piel?

  • Lo primero y más importante es que sufre continuos ataques de radicales libres, causantes del envejecimiento, arrugas, líneas de expresión,..
  • Además, obstruye los poros con la suciedad ambiental, lo que podría traducirse en facilidad de erupciones de acné y puntos negros.
  • Puede producir problemas de desarreglos en las glándulas sebáceas, aumentando o disminuyendo la producción de sebo, lo cual puede generar sequedad o exceso de grasa
  • Aumenta la sensibilidad a problemas alérgicos

¿Y el aspecto de la piel?

  • Disminuye la elasticidad cutánea
  • Reduce la oxigenación de los tejidos
  • Apaga su tono, dejándola con aspecto de poca vitalidad

¿Cómo puedo combatir los efectos de la polución?

» Alimentación. Procura consumir alimentos naturales como frutas y verduras ricas en vitamina C. Evita la comida basura y con alto contenido en azucares y grasas.

» Descanso y relajación. Otro de los aspectos importantes, ya que durante el descanso entra en juego los procesos de regeneración. Es muy importante cuidar este aspecto ya que el estrés también influye negativamente en el aspecto saludable de nuestra piel. Acude a centros de belleza y bienestar para darte masajes remineralizantes, diuréticos, o simplemente relajantes.

» Cosmética DETOX. En la naturaleza tenemos infinidad de ingredientes que utilizados de forma continua nos ayudaran a tener nuestra piel limpia y perfecta, como el jengibre, aloe vera, las algas, cafeína, la centella asiática… es imprescindible una perfecta limpieza diaria de  la piel y una exfoliación profunda para eliminar la suciedad y células muertas y dejar así que nuestra piel respire.

» Antes de irte a la cama, piel limpia. Importante que el momento de cerrar los ojos, tu piel pueda respirar perfectamente. Puedes limpiar con un exfoliante específico, agua micelar o incluso puedes utilizar una mascarilla especial para tu tipo de piel.

» Piel hidratada = piel protegida. Mantener unos niveles óptimos de hidratación de la piel junto con un correcto nivel lipídico, es sinónimo de protección frente a las agresiones. Para ello, usa a diario una crema hidro-nutritiva con ingredientes de efectividad demostrada como el acido hialurónico, manteca de karité, coenzima Q10, Vitaminas A,C y E,…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies